Menu superior

jueves, 26 de mayo de 2022

Productos frescos de carnicería. ¿No es arriesgada su compra online?

 Obviamente no todo se puede comprar online, no es ningún secreto. Y el tiempo transcurrido desde que se efectúa una compra hasta que llega, dependiendo del tipo de producto, puede generar un gran desasosiego en el usuario. No es lo mismo adquirir un iPad o vestido por internet cuya espera por la entrega, no nos engañemos, no supondrá demasiado problema si en lugar de tres días se demora hasta cinco, que comprar un producto de alimentación. En este caso, el usuario siempre estará especialmente preocupado por el paso del tiempo desde que encarga su pedido hasta que lo recibe. Los productos de alimentación son delicados, hay que cuidar especialmente su embalaje, además la temperatura a la que sean expuestos les afectará directamente y es muy importante que el trato del transportista sea especialmente delicado con los mismos.  En nuestra Tienda Online, esto siempre ha supuesto un reto, pues son productos de alimentación y además artesanos los que ofrecemos al usuario, y en ese sentido, procuramos siempre cuidar al máximo el embalaje en el que el producto es entregado a la agencia de transportes y, por supuesto, llevamos un control exhaustivo de las fechas de caducidad de dichos productos, siendo estos además conservados en cámara refrigerada en nuestras instalaciones, pues para nosotros, la experiencia del usuario es algo muy importante. Pero dentro de este gran reto que es la venta online de productos de alimentación, hay un elemento que requiere un especial cuidado y que genera además aún más dudas en el cliente. ¿Qué pasa con los productos frescos de carnicería? ¿Es arriesgada su compra? ¿El producto llega en buenas condiciones? ¿De verdad merece la pena comprarlos?




Muestra chuletón de ternera de La Alacena de San Antonio

Cuando se habla de los productos de León, es muy habitual prestar automática atención a sus embutidos, quesos o vinos; sus manjares más populares, pero no olvidemos un detalle, y es que por su situación geográfica, la provincia de León dispone de un clima idóneo, así como de unos pastos y productos agrícolas de una extraordinaria calidad para la alimentación de ganado, gracias a los que disponemos de unas carnes de primerísima calidad que suscitan la admiración del visitante a través de todo tipo de platos en los que son utilizadas, como nuestro tradicional cocido. Pero son esos mismos productos cárnicos los que igualmente pueden ser empleados para la elaboración de todo tipo de deliciosos preparados más actuales como cachopos, croquetas, san jacobos o hamburguesas, todo al más puro estilo casero. Concreta y principalmente, en nuestra tienda online apostamos por la artesanía, tradición y profesionalidad de una de las carnicerías más prestigiosas de nuestra provincia: La Alacena de San Antonio. Expertos en la elaboración de preparados realizados con todo el mimo para garantizar un sabor que realmente esté a la altura de una preparación casera, el resultado del amor en la cocina de una madre o una abuela.

Croquetas caseras de La Alacena de San Antonio

Con todo esto la pregunta es obvia y pertinente: ¿En este tipo de productos que requieren de una refrigeración constante no es muy arriesgada su compra y transporte especialmente en venta online a particulares? Y, sobre todo, ¿merece de verdad la pena la compra online de productos cárnicos cuando en todos los lugares hay carnicerías?

Empezaremos contestando a la segunda. Como hemos comentado anteriormente, las carnes producidas en León son de una extraordinaria calidad y sabor, y sin desmerecer a la de otros lugares, sí podemos decir que quien las prueba queda abrumado y ansioso por repetir, así que desde esa óptica por supuesto que merece la pena si deseas disfrutar de lo mejor en tu paladar. Pero es que, además, el trabajo entregado y artesanal, en lo que a materia de preparación de productos cárnicos frescos se refiere, como el llevado a cabo por La Alacena de San Antonio, ha dado como fruto para ellos una reputación que desde el primer momento les ha garantizado nuestro deseo y visto bueno porque sus productos formaran parte de nuestra tienda online.


Muestra canelones caseros de La Alacena de San Antonio

Y ahora viene la otra cuestión, ¿cómo podemos garantizar que productos tan delicados como frescos de carnicería lleguen a tu domicilio en óptimas condiciones? Pues en primer lugar por la infraestructura de la que disponemos. Nuestra tienda online tiene cámaras de refrigeración propias con todos los controles de calidad para la conservación de productos. Como mencionamos antes, llevamos por supuesto un control exhaustivo de fechas de caducidad. Pero es que, además, nuestros productos preparados de carnicería se solicitan a La Alacena de San Antonio solo bajo demanda, es decir, tú haces tu pedido y nosotros hablamos con ellos para que su elaboración se lleve a cabo a partir del mismo. Y por si esto fuera poco, este tipo de productos solo son enviados a través de transporte refrigerado, es decir, la cadena de frío solo se romperá en el mismo momento en que el transportista realice la entrega a la puerta de tu casa.

Teniendo en cuenta esto, que puedes disfrutar de productos cárnicos y elaborados de León con todas las garantías… ¿no merece la pena que les des a ellos una oportunidad y que te des a ti un capricho?


viernes, 8 de abril de 2022

Semana Santa en León: Viviviendo un año para siete días


 La Semana Santa en León es mucho más que siete días del año en los que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Realmente estamos hablando de un fenómeno que en nuestra ciudad se vive durante todo el año, una vorágine movida por miles de leoneses y que supone, según la óptica con que lo queramos abordar, la afición o incluso forma de vida más multitudinaria de la ciudad. Y es que a lo largo del año junto con los habituales ensayos de bandas y braceros (portadores de pasos), son diversos actos como conciertos, presentaciones de imágenes, besamanos, pregones, etc., el preludio a la gran explosión que en la tarde del Viernes de Dolores se produce en la capital del viejo reino con la salida a la calle de Nuestra Señora del Mercado, La Morenica, arropada por cientos de mujeres portadoras de velas y que supone el disparo de salida a  una semana con decenas de procesiones repletas de papones (que es como llamamos en León a los penitentes) y majestuosas tallas que son el asombro de propios y extraños.

NUESTRA SEMANA SANTA: PROCESIONES Y GASTRONOMÍA

La gente se echa a la calle, nadie quiere perderse, y solo es una pequeña muestra de todo lo que podrás ver en esta Semana Santa Declarada de Interés Turístico Internacional: La Procesión de la Dolorosa, la de la Redención, la del Dolor de Nuestra Madre, la de la Virgen de la Amargura, el Vía Crucis de las Siete Palabras, la Procesión de la Sagrada Cena, La Ronda, la Procesión de Los Pasos con su incomparable Encuentro, El Santo Entierro o el acto del Desenclavo. Y para recuperar fuerzas en la apresurada yincana de recorrer la ciudad para no perder ningún acto, como no podía ser de otra manera, la gastronomía juega un papel importante: Potaje de vigilia, sopas de ajo, bacalao al ajo arriero, torrijas y por supuesto la deliciosa morcilla o embutido de León que no dejamos de consumir en todo el año. Todos ellos serán los manjares que disfrutarán tanto nuestros papones en la mesa antes de ir a su procesión como los llegados de fuera en restaurantes para disfrutar de estos siete días.

¡MATAR JUDÍOS!

¿Pero sabéis qué es lo que de verdad nos gusta a los leoneses en Semana Santa? ¿Lo que nos gusta de verdad? ¿Lo que nos vuelve locos? ¡Matar judíos! No, calma, no te asustes, no hay nada antisemita en esto. Simplemente se trata de la expresión con la que en León nos referimos al hecho de ir a tomar limonada, la bebida por excelencia a lo largo de estos siete días nuestra ciudad que, por cierto, es la que más bares por habitante tiene de España.


La limonada es una bebida tradicional y sencillamente deliciosa de nuestra tierra, cada bar y cada casa tiene su propia receta, pero habitualmente se hace a base de vino, azúcar, naranja, limón y otras frutas al gusto, junto con canela y agua. No cometas el error de llamarla sangría o confundirla con ella, ¡que nos cabreamos! Como decíamos, en cada bar tienen su propia manera de hacerla y en estos días nuestra hostelería además redobla el esfuerzo por acompañarla de la mejor tapa posible, tapas que, por si no lo sabías, en nuestra ciudad son gratis. Bien, ¿verdad?

UN POCO DE HISTORIA

Sí, lo sabemos, desde que te dijimos lo de matar judíos no haces más que preguntarte que de dónde viene esa expresión, y como pasa casi siempre con la tradición oral, hay diferentes teorías. La más extendida dice que surge porque la limonada era la bebida alcohólica rebajada con la que en los bares de la judería de la Baja Edad Media, donde sí se permitía la venta de alcohol en este tiempo de ayuno, se procuraba calmar los ánimos de los exaltados religiosos que llegaban al barrio con ganas de bronca contra los judíos al responsabilizarlos de la muerte de Jesucristo. Felizmente hoy día no es más que una expresión que nos invita a disfrutar de esta deliciosa bebida y pasarlo juntos muy bien.

¡VENTE!

¿Ya te han entrado ganas de probarla y no puedes venir a León en estos días? Pues hazte con tu botella de limonada en nuestra tienda online. Y si tienes la suerte de venir a nuestra tierra y poder degustarla aquí, te dejamos igualmente un enlace con todas nuestras procesiones. ¡Disfruta de nuestra Semana Santa! ¡Repetirás!